btprevio.gif (1202 bytes) btvirgen.gif (1213 bytes) btrecorrido.gif (1247 bytes)

VENERABLE ORDEN TERCERA DE SERVITAS ESCLAVOS DE MARÍA SANTÍSIMA DE LOS DOLORES

PARROQUIA DE SAN LORENZO MÁRTIR

barra.gif (6012 bytes)

Se otorga patente de fundación en Roma el 13 de marzo de 1727 por el Prior General de los Frailes Servitas Fray Pedro María Pieri Senensis, gracias a la intervención personal del Papa Benedicto XIII. La patente junto a una carta del Papa al Obispo de Cádiz, Lorenzo Armengual, en la que le transmitía sus deseos de propagar la devoción a la Virgen de los Dolores, fue traída a la ciudad por el Vice-Provincial de la Orden Capuchina de Andalucía, con sede en Cádiz, Fray Francisco de Jaén.

Recibida la misiva, el Obispo de Cádiz ordena construcción de Capilla en la parroquia de San Lorenzo, que en aquellos momentos se terminaba de construir. La talla de la primitiva imagen fue encargada al imaginero sevillano José Montes de Oca, 1929. El propio Lorenzo Armengual fue el primer gaditano que visitó el Santo Escapulario de los Servitas.

Al morir el obispo Armengual el año 1730 no puede ver cumplido sus deseos de dotar a la Orden de sus primera Reglas y Constituciones; siendo su sucesor Fray Tomás del Valle quien lo hiciera el 22 de mayo de 1731.

Al ser declarada heredera universal de todos los bienes de doña María Paula Henríquez, camarera de la Virgen durante más de 25 años, la Orden recibe en 1757 la casa nº 5 de la calle Capuchinos, hoy Sagasta, en la que se decide construir Capilla, inaugurándose ésta el 25 de marzo de 1774 con el traslado de la imagen de la Virgen a su nueva y definitiva sede.

A instancia del Párroco de San Lorenzo y corrector de la Orden, el obispo Juan José Arbolí y Acaso autoriza la conversión de la Capilla en Sagrario de la Iglesia de San Lorenzo, hecho que se produce en 17 de enero de 1858 con el traslado del Sacramento a su nueva ubicación.

Su primera salida procesional dentro de la Semana Santa se celebra el 10 de abril de 1881, domingo de Ramos.

El 28 de julio de 1939 se inaugura la hornacina de la calle Sagasta en la que se deposita la imagen primitiva de la Virgen de los Dolores que durante más de doscientos años presidió las procesiones claustrales del tercer domingo de cada mes.




Consultas y sugerencias